Hablar porque tengo algo que decir.

Lo útil que resulta emitir enunciados.

Los niveles funcionales del lenguaje se remiten desde la perspectiva de la interacción y la comunicación.

Un bebé se encarrila con facilidad hacia los valores útiles del habla, por su instinto de supervivencia y por la adaptación al mundo del adulto.

El interés por hablar está ligado a la semántica y la sintaxis (busco palabras, las ordeno y te las digo)

Desarrollo pragmático. Uso social del lenguaje.  

Existen formas externas con la que ejercitar la comunicación, mejorarla y atribuirle sentimientos. 

  • Cuando un bebé tira un objeto con intención de regular la conducta del otro, cuando coge la mano de la madre y la lleva a otro sitio... está utilizando la acción-actividad como interacción comunicativa (incipiente)

  • Cuando utilizan lenguaje signado 

  • es porque la oralidad es incompleta o precisa de ello para hacerse entender. 

  • Cuando un bebé señala, enseña o da un objeto que tiene en la mano, solicita, rechaza o reproduce un gesto característico (llevarse la mano a la boca pidiendo de comer) está usando gestos convencionales comunicativos.

Categoría comunicativas:

Los primero precursosres comunicativos son los protodeclarativos y los protoimperativos. 

El primero es un intento de conseguir la atención del adulto para conseguir un objeto o declarar un suceso, y los segundos son el intento para conseguir que el adulto haga algo.

Función instrumental, con la que satisfacemos las necesidades inmediatas.

Función regulatoria, con la que controlamos el comportamiento de los demás.

 

 

 

 

 

 

 

 

           Función interactiva, con la que saludamos y mantenemos

las relaciones sociales. 

Función personal, con la que expresamos nuestras cosas, hablamos de nosotros mismos, opinamos y expresamos nuestros sentimientos.

 

Función heurística, con la que preguntamos para conocer.

 

Función imaginativa, con la que empezamos a crear después de conocer la realidad.

Función informativa, con la que intercambiamos la información y respondemos a preguntas que surgen. 

Los precursores que se mantendrán durante el tiempo, son las funciones del lenguaje.

Actividades:

APRENDER A DECLARAR:

Las declarativas más sencillas son las denominaciones y la forma más correcta de provocarlas es mediante el modelado, reforzando las emisiones infantiles y expandiéndolas. Con posterioridad se pueden elicitar haciéndole preguntas.

Mira al adulto o le manipula físicamente para llamar la atención.

Se pone tontorrón para llamar la atención.

Enseña o da un objeto al adulto, o lo señala para llamar la atención.

Enseña o da un objeto al adulto y vocaliza.

Examina el objeto y vocaliza.

Usa palabras.

Mira al adulto.

Mira al adulto, se agita o vocaliza.

Se orienta hacia un objeto y se agita.

Mueve los dedos del adulto y se agita.

Intenta alcanzar la mano del adulto para usarla como herramienta.

Señala hacia un objeto o lo intenta alcanzar y después mira al adulto o su mano.

Da el objeto al adulto sin mirarlo pero vocalizando.

da el objeto manteniendo el contacto ocular con o sin vocalización.

Usa una palabra para expresar deseo,

mira o intenta alcanzar el objeto solo.

Usa la palabra para expresar deseo mirando al adulto.

Colocar un recipiente delante, del niñ@ con juguetes en el interior,.

Mostrarle un juego encaje tipo Matrioska, haciéndole una demostración.

Agitar una marioneta y dejarla en el suelo.

Presentar una bolsa llena de objetos.

Dar una parte de un juguete y la otra colocarla en otra lado.

Presentarle comida dentro de una bolsa.

APRENDER A SALUDAR:

Es importante para el uso del lenguaje social, utilizar las fórmulas de salutación y de despedida.

Contacta con la mirada y realiza el gesto o vocaliza.

Busca el contacto visual para hacerse ver.

Responde ante la propuesta de saludo o despedida.

Asociar la palabra a la acción. 

Corresponde con el gesto o la vocalización adecuada.

Usar estas acciones en todos las situaciones cotidianas.

EVALUAR CONTEXTOS:

¿Cómo debo preguntar cuando quiero jugar con alguien al juego que están jugando?

¿Cómo debo de pedir las cosas cuando no son mías?

¿Cómo debo pedir a alguien, que haga lo que yo quiero?

Estas y muchas situaciones más, deben de ser evaluadas y contextualizadas a la hora de intervenir con el lenguaje. Formalizar enunciados correctamente, nos ayuda a mejorar la comprensión del mundo real.

APRENDER A SALUDAR:

Es importante para el uso del lenguaje social, utilizar las fórmulas de salutación y de despedida.

    Contacta con la mirada y realiza el gesto o vocaliza.

   Busca el contacto visual para hacerse ver.

   Responde ante la propuesta de saludo o despedida.

   Asociar la palabra a la acción. 

   Corresponde con el gesto o la vocalización adecuada.

   Usar estas acciones en todos las situaciones cotidianas.